(+34).667.999.667 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jueves, Agosto 24, 2017

El hombre que susurraba a mil Bonsais en Buño

Transcripcion de nota de prensa publicada en "La Voz de Galicia"

 

 foto la voz de galicia

EL HOMBRE QUE SUSURRABA A MIL BONSAIS EN BUÑO

 

REPORTAJE: Víctor Omgbá

Periódico: La Voz de Galicia (Bergantiños – Sonería – Fisterra)

Fecha: 13 de noviembre de 2007

 

Un empresario de la localidad se dedica al cultivo de pequeños árboles, con los que diseña jardines japoneses.

 

La biografía del ex presidente del gobierno socialista Felipe González asegura que cuidó, durante nueve años, 108 bonsáis que, una vez acabado su mandato, donó a los Jardines Botánicos de Madrid. Parece un número muy alto, pero en realidad es una pequeñez comparado con los 1.200 que hace unos días tenía en Buño el protagonista de este reportaje, Enrique Acevedo Nancollas. La semana pasada, asegura, eran 1.600.

Según explica este experto, alrededor del bonsái, - que en japonés significa árbol plantado en maceta - hay dos vertientes muy definidas. Por un lado, los ejemplares de los coleccionistas, y, por otro, aquellos más comerciales y populares, que han transformado a la planta en un objeto más que puede ser regalo de empresas o de boda.

Enrique Acevedo, uruguayo de nacimiento y gallego de adopción, se dedica a las dos líneas. Este empresario, con más galardones a sus espaldas que los años que tiene (42), dibuja, crea y mantiene los jardines japoneses que realiza con arbustos recortados o caricomi. Ha diseñado miles de ellos en Galicia, muchos de ellos en Buño, donde se encuentra su centro operativo, pero también en Madrid, Barcelona y A Coruña.

«Podemos tener jardines en espacios muy pequeños», asegura, al tiempo que explica que uno de sus modelos puede ocupar unos cuatro metros cuadrados, lo que permite instalarlos en los balcones de las viviendas o en los escaparates de las tiendas.

Los jardines japoneses, afirma Enrique, obedecen no sólo a la ley del mimetismo, sino que a la hora de diseñarlos hay que tener en cuenta la personalidad del cliente. «Dentro de estos espacios todo está estudiado. Se elige le lugar, la forma, el color de las plantas y de las piedras. Se estudia el recorrido del agua, la ilumi­nación, los gusto... », expli­ca. A todo ello, hay que sumarle «si estamos en verano o invierno, si la persona es mayor o tiene animales, si hay niños ... » Todos estos detalles los especifica en su página web, jardinesjapone­ses.com.

Galicia, como Kioto Enrique Acevedo asegura que en el caso de Galicia no existe la cultura del jardín. «El gallego no ha asumido aún su cuidado, lo tiene y ya está, no pasa de ahí», explica. Pero, en su opinión, es un error enfocarlo de esta manera porque, dice, Galicia tiene unas condiciones climáticas idóneas para los jardines que él realiza. Unas características que sólo se dan en la región japonesa de Kioto «húmeda y de clima inestable, como Galicia».

Aunque no le gusta hablar de los precios, porque asegura que es algo «muy variable», el experto dice que un jardín japonés de 25 metros cuadrados puede llegar a costar entre los 3.000 y 5.000 euros, pero recalca que su empresa se encarga de todo: la carpintería, la colocación de las piedras y el asesoramiento durante un año. Sobre este tema, él da un consejo, tanto para bonsáis, como para otras plantas: ni mucha, ni poca agua. «Los árboles se mueren por la falta de agua o por el exceso de la misma», dice, al tiempo que explica que «la mejor forma de regar un bonsái es sumergirlo hasta el borde de la maceta y esperar que se humedezca la superficie y no volver a regarlo hasta que se seque».

 

Volver

PONGASE EN CONTACTO

Jardines Japoneses
T (+34) 667 999 667

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
: nancollas


 

Solicitud de presupuesto

Scroll to top